© 2018 por "CRÓNICAS". Creado por DIAFRAGMA Desing and films

 ¿Tienes una denuncia o algun dato importante ? Comunicate con nosotros vía Whatsapp : 829.250.3406

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Google+ - White Circle

UN GRITO DE PROTESTA EN PRIMERA PERSONA ANTE OTRO CASO DE ABUSO DE PODER: ALEYDA JIMENEZ Y QUIRINITO.

March 3, 2019

“La injusticia, allí donde se halle, es una amenaza para la Justicia en su conjunto”.

                                                                                                                 Martin Luther King

 

Conocí a Aleyda Jiménez a mediados del año 1994, cuando ya ella tenía varios años sirviendo en el área administrativa en el Poder Judicial. Por cosas del destino se convirtió por poco tiempo en mi secretaria cuando en San Francisco de Macorís comenzó a operar y fui el primer incumbente del Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Duarte.

Aleyda fue de las tantas empleadas administrativas que decidieron escalar peldaños hasta obtener con esfuerzos y estudios un espacio en la  exigente e incomprendida tarea de la administración de justicia. Así llegó a la función de Juez de la Ejecución de la Pena con asiento en la Ciudad del Jaya.

 

Tras años de trabajo arduo, tesonero y sin mácula, cayó en sus manos el caso que le llevaría al ostracismo en el cenit de su brillante carrera: El caso Quirinito.

 

Investigué  el asunto a fondo. El programa que produzco junto a mi esposa, la periodista Kirsy Mena, desató los demonios de la trama que condujo a revelar la forma en que un homicida condenado logró primero un traslado de  cárcel,  luego hacerse reemplazar por un enfermo de cáncer y finalmente conseguir su excarcelación para no ser encontrado jamas; por lo menos hasta ahora. No entraré en detalles sobre Quirinito. No es el punto.

 

Lo cierto es que también investigamos a Aleyda Jiménez, como también lo hizo ALICIA ORTEGA y su programa EL INFORME. Nuestra conclusión fue unánime: Aleyda no formó nunca parte del complot y más bien fue víctima de él.

 

La jueza  varió la modalidad del cumplimiento de la pena del reo por prisión domiciliaria, tras serle presentado en audiencia un interno con cáncer de lengua terminal, varios certificados médicos de reputados médicos nacionales y con el respaldo de un pedimento favorable del propio ministerio público. Le presentaron un expediente tan  preparado y avalado por tantos profesionales que hoy en día la jueza admite con valor y entereza que si le presentan un caso similar habría hecho lo mismo. Fue una trama tan bien elaborada, que la solicitud de excarcelación era irrechazable.      

 

Nada de eso impidió que Aleyda corriera la misma suerte que otros funcionarios públicos vinculados al escándalo. Fue suspendida y casi dos años después así se mantiene: Sin juicio, sin proceso, sin acusación y con más de cuatro décadas de trabajo decoroso mancillado y pisoteado.  

 

Frente a ello, el Presidente de la Suprema Corte de Justicia guarda silencio: “No hablo de casos pendientes” respondió a los periodistas y continuó caminando como si hubiera pronunciado una frase célebre o digna de elogios.  

 

Y mientras, viene a mi memoria un extracto del artículo 7 de nuestra  "carta magna": "La República Dominicana es un Estado Social y Democrático de Derecho, organizado en forma de República unitaria, fundado en el respeto de la dignidad humana, los derechos fundamentales…”.

 

Y me cuesta evitar una sonrisa, frente a tan hermoso postulado y  el pedazo de papel en que la han convertido.   

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Categorias recomendadas
Buscar por etiquetas
Please reload

Sigue a "Crónicas"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Black Instagram Icon